top of page

El tiempo especial

“No aguanto más”.

“Hace todo el tiempo lo que quiere”.

“Le tengo que repetir todo cien veces”.

“Ya no sé qué hacer”.

“Me rindo”.


Estas son algunas de las frases que solemos escuchar cuando se mantienen entrevistas con los padres. Muchos se encuentran frustrados, angustiados, cansados y tienen ganan de rendirse. Refieren que ya intentaron todo lo posible y nada mejora, pero… ¿Alguna vez te preguntaste cómo es el vínculo con tu hijo? La relación depende tanto de las características del niño como las del adulto, por eso, para intentar cambios nuevos, uno debe cambiar la forma de enfrentar el problema.


¿Alguna vez te pasó que tu hijo tiene berrinches con el objetivo de llamar tu atención? ¿Suele reclamarte tiempo cuando volvés de trabajar? ¿Está celoso de los hermanos? ¿La relación con tu hijo se basa mayoritariamente en poner límites?


¿QUÉ ES EL TIEMPO ESPECIAL DE JUEGO?

Es una herramienta importante y valiosa para reaprender a dar al niño el tipo adecuado de atención que necesita. Algunos de los beneficios son:


● Da información acerca de cómo la forma en la que interactúa con su hijo influye en su motivación para hacer lo que uno pide (no es lo mismo pedirle algo al niño realizando otras cosas a la vez y gritando a la distancia que mirándolo a los ojos, dando órdenes claras y cortas)

● Le enseñará a reconocer el buen comportamiento e ignorar el mal comportamiento.

● Le ayudará a apreciar el tiempo que pasan juntos.


¿CÓMO SE APLICA?

Este tiempo consiste en dedicar un tiempo corto (20/25 minutos aproximadamente) exclusivamente a jugar con su hijo. Dentro de ese tiempo, el objetivo principal es poder prestar atención a lo positivo (fortalezas, buen comportamiento, talentos), evitando retos, castigos, correcciones o sugerencias. A veces, esto puede ser difícil, pero es importante que deje que su hijo tome el mando del juego, tomando sus propias decisiones y cometiendo errores.

El momento elegido tiene que ser el adecuado para ambos y uno tiene que ser capaz de focalizar toda su atención al niño. Es importante que el tiempo especial de juego no sea más extenso que lo recomendado, porque es fácil que la relación comience a deshacerse y lo negativo resurja. Además, se recomienda que sea individual, uno debe encontrar un momento durante el cual los hermanos no estén alrededor para competir por la atención.


¿CUÁL ES EL MEJOR DIÁLOGO DURANTE EL TIEMPO ESPECIAL?

  1. No dar órdenes: instruir al niño en qué hacer o intentar de cambiar la manera en la que juegan es un intento de tomar el control. Es probable que el niño se resista a pasar tiempo con uno, si uno se comporta de esa manera.

  2. No hacer preguntas intrusivas que el niño entienda como evaluación de su desarrollo.

  3. Elogiar de forma selectiva: dar elogios específicos luego de una conducta específica (Cuidado con los comentarios irónicos)


EN CONCLUSIÓN

Aplicar el tiempo especial de juego muchas veces puede ser difícil. Las rutinas, los tiempos de cada miembro y actividades programadas influyen en la agenda de la familia, pero, los invitamos a intentar aplicarlo durante un período y poder observar las consecuencias.


Es probable que, si la relación se basa únicamente en poner límites, retar y castigar, se vea afectada y, como consecuencia, no obtengamos lo que buscamos. Por eso, es recomendable forjar un buen vínculo primero, en donde predomine el tiempo compartido, la escucha y atención.


bottom of page